El farmacéutico en los Sistemas Sanitarios

Con el objetivo de presentar el Congreso Mundial, Dominique Jordan, presidente de la FIP,  nos desgrana algunos temas del Congreso. Uno sobre los que va a girar el evento es el papel del farmacéutico dentro de los distintos Sistemas Sanitarios.

Aportación de la profesión a los sistemas sanitarios

Nunca las exigencias a la farmacia han sido tan grandes ni tan urgentes como durante esta pandemia. En un momento de gran incertidumbre, nuestra profesión ha demostrado lo fundamental que es para el buen funcionamiento del sistema sanitario. La FIP es única en el sentido de que reúne a científicos, educadores y profesionales, y en los dos últimos años cada sector –e  incluso los futuros farmacéuticos– ha demostrado su contribución esencial  a los sistemas sanitarios.

Gracias a los científicos farmacéuticos disponemos de tratamientos y vacunas eficaces; a los educadores, de una mano de obra que satisface las cambiantes necesidades sanitarias de nuestra población; a los farmacéuticos, nuestras poblaciones reciben los medicamentos y consejos que necesitan y están protegidas mediante pruebas y vacunaciones. Es mucho lo que nuestra profesión, en su conjunto, aporta ya a los sistemas sanitarios, pero también  hay margen para seguir desarrollándose.

Prevención y detección precoz en la Farmacia

La FIP considera que la profesión farmacéutica tiene un enorme potencial para mejorar la prevención de las enfermedades, la seguridad de los pacientes y la gestión de las enfermedades no transmisibles (incluida la detección precoz), y estas son tres prioridades mundiales de la FIP, que alimentan nuestro trabajo para reforzar el papel de la farmacia en la atención primaria de salud y, por tanto, su contribución a la cobertura sanitaria universal y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. La FIP tiene previsto organizar una cumbre de ministros de Sanidad en 2023, en la que se demostrarán las pruebas de impacto y cambio en estas tres áreas prioritarias en las seis regiones, partiendo del compromiso de la FIP con la Declaración de Astana.

Los farmacéuticos y su papel en la pandemia

En estos dos años, nuestra profesión en todo el mundo ha demostrado su experiencia, su fuerza, su valor y su dedicación asistencial al más alto nivel. Las farmacias han permanecido abiertas y los farmacéuticos han seguido siendo accesibles –a pesar del riesgo de infección– cuando otros servicios han cerrado. Cuando los hospitales tuvieron que hacer frente a un gran número de pacientes, vimos cómo muchos farmacéuticos de hospital se desplazaban más allá de sus especialidades para proporcionar cuidados críticos.

Hemos visto cómo en lugares remotos donde los hogares no tienen agua potable, las farmacias ofrecen un lugar donde la gente puede lavarse las manos. Hemos visto a colegas de todos los sectores preparar desinfectantes para combatir su desabastecimiento. Y hemos visto a farmacéuticos de todo el mundo contrarrestar mitos y peligrosas informaciones erróneas. Estos son sólo algunos ejemplos de las muchas acciones vitales de los farmacéuticos en todo el mundo. Nunca me he sentido tan orgulloso de ser farmacéutico y nunca tantos gobiernos, líderes de países y ministros han reconocido la contribución de la farmacia.

Otras noticias relacionadas